Guanajuato Arqueología Revelada

Hasta hace pocos años cuando escuchábamos hablar de arqueología, lo primero que venía a nuestra mente eran lugares como Teotihuacán o Chichén Itzá y realmente nos era difícil imaginar que en el estado de Guanajuato existiera algún vestigio cercano y palpable del pasado prehispánico.

 

Sin embargo nuestro estado se ha convertido en un lugar que ofrece variadas posibilidades en cuanto al tema arqueológico. Las últimas investigaciones así como parte de los objetos provenientes de algunos de los yacimientos arqueológicos de Guanajuato, nos han brindado la oportunidad de conjuntar una exposición que pone de manifiesto la riqueza ancestral de la región.

 

Chupícuaro es sin lugar a dudas el sitio más antiguo de Guanajuato cuyo surgimiento se ha establecido alrededor del año 600 antes de nuestra era. Fue una de las primeras sociedades agrícolas que se distinguió por la producción de  una gran variedad de objetos cerámicos con gran sentido estético. Se asentaron en el valle del hoy municipio de Acámbaro en los márgenes del río Lerma y poseían una organización socialmente diferenciada.

 

Enclavado en la Sierra de Pénjamo, Plazuelas fue construido sobre tres laderas separadas por dos barrancas. Esta antigua ciudad estuvo habitada alrededor del año 450 al 700 de nuestra era. Los diseños y ornamentos de sus edificios, evocan una y otra vez el antiguo culto a los dioses que personificaban el agua, la tierra, el viento y el fuego, elementos indispensables para la reproducción de la vida. Para la época de su abandono, el sitio fue destruido y quemado.

 

Al poniente de la Sierra de Santa Bárbara se encuentra el sitio arqueológico el Cóporo, importante asentamiento cuya ocupación se ha fechado entre el 500 y el 900 de nuestra era. Aquí se puede apreciar una adaptación del entorno natural que posibilitó construir conjuntos ceremoniales, zonas habitacionales y espacios públicos, para lo cual utilizaron materiales como piedra careada, muros de adobe, bajareque, barro para las techumbres y bloques de cantera entre otros materiales.

 

El sitio arqueológico de Peralta es un antiguo asentamiento que se caracteriza por su arquitectura monumental y complejidad constructiva; se cree que su máximo desarrollo ocurrió entre el año 400 y 650 de nuestra era. Aquí se levantaron templos; espacios cívicos, destacando los espacios cerrados; y se aprecia un claro aprovechamiento de los recursos naturales y de un entorno privilegiado dado por el río Lerma.

 

En la zona de Cañada de la Virgen se muestran evidencias de que sus construcciones guardan una relación con la observación del cielo. El eje de simetría está dirigido a las salidas y puestas del Sol y la Luna. Su traza urbana refleja los ciclos cósmicos a los que se vinculaba la vida de sus habitantes. Se han identificado tres etapas constructivas que van desde el año 540 hasta el 1050 de nuestra era y su apogeo tuvo lugar entre el año 600 y 900.

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Kendal Cuthbert (martes, 07 febrero 2017 04:03)


    Good post. I will be experiencing many of these issues as well..