Luis Garcideñas, portador del lienzo surrealista.

Desde muy pequeño comenzó a dibujar, pero realmente en secundaria o preparatoria fue cuando seriamente comenzó a pintar, dando como resultado numerosas obras maestras que con los años se fueron perfeccionando. 


Durante su formación, conoció en el camino al maestro José Peralta Castañeda, un pintor residente de Italia, quien respetaba y gustaba de su trabajo cuando Garcidueñas estudiaba en la Universidad de Bellas Artes de Tampico; este profesor marcó su vida porque fue quien lo impulsó a tener su primera exposición. De igual manera, el artista se encuentra eternamente agradecido con el profesor Guillermo Monroy, quien fue una de sus mayores guías durante su estancia en el Instituto de Bellas Artes en Cuernavaca, Morelos. Así como en San Miguel de Allende con el maestro Armando. Todos estos pilares sirvieron como ejemplos para ayudar a Garcidueñas a trascender como pintor celayense.


En México, comenzó a ponerle precio a sus obras con la señora Silvia Samuelson en San Miguel de Allende, una excelente persona e increíblemente positiva, expresó el artista, haciendo notar que realmente son los galeristas quienes se encargan de que los pintores vayan creciendo.


Sin embargo, antes de dedicar su vida completamente a la corriente del surrealismo, el pintor pasó por muchas otras corrientes, tales como el realismo, el modernismo, el impresionismo, entre otras. Por otro lado, el surrealismo particularmente le gustó mucho porque involucra el uso de la mente para descubrir el sentir del pintor reflejado en su obra, de manera que se logran plasmar situaciones muy personales.


Pese a que el artista está afiliado a una corriente que ya existe, ha procurado mantener siempre un estilo particular, tomando como referencia la obra de Leonora Carrington, escritora y pintora surrealista mexicana de origen inglés que relata a través 

de sus pinturas su experiencia vivida en la segunda guerra mundial.


Algunas de las exposiciones que jamás olvidará han sido desde luego su primera exposición por parte de Bellas Artes, la cual recuerda con mucha 

alegría el pintor; posteriormente obtuvo un primer lugar en Barcelona, numerosas exposiciones en varias partes de Estados Unidos, y una nominación en Paris, la cual sintió como si hubiese sido un Oscar, ya que por el sólo hecho de estar nominado se sintió muy satisfecho. Esa misma exposición fue 

plasmada en un libro donde aparecen varias obras del artista.


Muchas grandes personalidades tienen obras suyas, tales como los escritores Luis Spota y Rafael Ramírez Heredia, los primeros actores Talina Fernández e Ignacio López Tarso, e incluso Rafael Soldara, coordinador del Museo de Celaya.


Dentro de todo su extenso portafolio, por ejemplo, tuvo recientemente una exitosa participación con la casa tequilera Corralejo, la cual sacó a la venta una edición especial con una de sus pinturas.


Pese a que trabaja tanto de manera espontanea como lo ha hecho por algunos encargos, siempre respeta su estilo propio.


Dentro de su particular estilo surrealista, el artista ha explorado diversas técnicas además del oleo sobre tela, entre ellas se encuentra la técnica de pintura en huevo de avestruz. Sin embargo, una de sus predilectas ha sido aventurarse en el grabado en aluminio. Dentro de esta rama, se encuentra el gofrado, que consiste en una impresión en cartulina que pasa por un tórculo y da un resultado en sentido opuesto. Generalmente, para un gofrado se destina cierto número de copias y al final se destruye la matriz para que no se sigan imprimiendo más copias, sin embargo, este particular artista, en vez de destruirlas, ha decidido pintar estas matrices para añadir otro peculiar número a su colección.


Dentro de sus obras, utiliza mucho a los astros como medio de expresión para transmitir un mensaje; así como plasma también diversas frutas, figuras de la mitología griega, peces, que figuran como uno de sus animales favoritos, y el océano, que para el artista impone mucho respeto y admiración, además de que en él ha encontrado un universo ideal para el ámbito surrealista al estar lleno de criaturas todavía desconocidas, pues el mar es un universo que ocupa una cantidad mayor que la tierra en cuanto a superficie.


Al ser tan versátil y elocuente, es capaz de producir todo tipo de formatos, desde obras muy majestuosas de dos metros hasta miniaturas de algunos 

centímetros. Poseedor, claro está, de una indiscutible talento, también tiene una extraordinaria velocidad para pintar, realizando hasta 30 obras en un lapso de dos meses. A diferencia de otros artistas que sólo entregan la obra, Garcidueñas cuida minuciosamente todos los detalles. Dígase del color de la mampara, el color del marco y de la marialuisa, el tipo de vidrio, la distribución en la sala da exposición, así como se encarga entregar personalmente las invitaciones.


Sin horarios definidos ni más fuente que la inspiración, trabaja varias obras simultáneamente para poder transmitir la energía necesaria dependiendo de su estado de ánimo.


El artista nos invitó posteriormente a conocer su estudio, un recinto testigo de tan bellas obras de arte, lleno de una exquisita variedad de música, bosquejos, películas y todo tipo de fuentes de inspiración para el artista. También es admirador de las plantas cactáceas, de las cuales tiene cuatro paredes tapizadas de su inmensa variedad en su casa. Curiosamente, tiene un enorme gusto por los minions, personajes de la película norteamericana “Mi villano favorito”, que llenan de alegría y humor blanco su vida. Ha buscado que cada rincón de su casa sea confortable y bello.


“Se tiene que luchar y trabajar incansablemente para ganarse un lugar”, admitió Garcidueñas a manera de consejo para cualquier persona que se proponga una meta. El pintor considera que el momento cúspide en su carrera todavía no llega, y esto no significa que no haya habido momentos indiscutiblemente magníficos en ella, sino que para él, el conformismo no existe y siempre estará luchando por poner su pasión en alto.


Herminio Martínez, escritor y antiguo cronista celayense, y Octavio Ocampo, pintor celayense, han consagrado varios versos durante las exposiciones de su entrañable amigo y pintor.


Con aires de melancolía, nos comentó acerca de las reuniones que mantenía con grandes conversadores, tales como Fray Eulalio Hernández, el sacerdote agustino Miguel Martínez, Herminio Martínez y el sacerdote Alejandro Montes, con quienes podía estar hasta altas horas de la madrugada rememorando con unas copas de sangría.


Sin la menor duda, Celaya es cumbre de muchas personalidades que han trascendido mundialmente tanto en la historia local como en el mundo, y qué mejor que un ejemplo tan grande de lucha y perseverancia que se ha abierto camino en el mundo artístico.  

Escribir comentario

Comentarios: 2
  • #1

    Belkis Dudek (miércoles, 01 febrero 2017 23:26)


    Attractive section of content. I just stumbled upon your website and in accession capital to assert that I get in fact enjoyed account your blog posts. Any way I'll be subscribing to your feeds and even I achievement you access consistently fast.

  • #2

    Kandra Holliman (viernes, 03 febrero 2017 09:48)


    It's enormous that you are getting ideas from this article as well as from our argument made at this place.